La hormiga comestible sudamericana.

El cepe culón (Atta laevigata),  también conocido como sepe culón, hormiga arriera, hormiga cortadora, hormiga culona, curuhuinsi, bachaco, saúva, tanajura, tanajura-manteiga o bitu, es un género de hormigas gigantes originarias de América del Sur cuyo hábitat natural incluye los países de Bolivia, Perú, Ecuador, Brasil, Colombia y Venezuela. Perteneciente al género Atta (uno de los géneros más espectaculares de Atinas, con colonias que llegan a exceder el millón de individuos), sus reinas pueden superar los 2,5 cm. de longitud y son usadas como alimento humano.

Sus hormigueros, que pueden durar más de 50 años, son muy grandes y pueden extenderse a más de 100 m2 alcanzando una profundidad que supera los 5 metros, albergan complejas colonias divididas en dos castas: las reproductoras (hormigas fértiles y aladas, machos y reinas, que se aparean en el llamado vuelo nupcial, donde la reina resulta preñada y puede originar una nueva colonia por sí sola) y las obreras (hembras infértiles) que exhiben un alto grado de polimorfismo con hasta cinco castas presentes en una colonia normal, desde las más pequeñas o jardineras hasta las más grandes y cabezonas o soldados. Ellas se encargan del corte de hojas, su acarreo, su masticación, el cultivo de hongos alimenticios, el aseo del nido, el cuidado de los huevos, larvas y ninfas, y la protección de la colonia.

Las hormigas cortadoras suelen evitar forrajear a pleno sol, prefieren hacerlo de noche o en días nublados, cuando suben en masa a los árboles y cortan secciones curvas de las hojas. Pueden atacar numerosas plantas y en casos extremos no desprecian cortar pedazos de papel o tela para llevar a sus nidos. Estas especies han evolucionado para cambiar constantemente la planta forrajeada, aparentemente previniendo el despojo total de hojas y la muerte de árboles, así evitan un efecto ecológico negativo teniendo en cuenta su elevado número de individuos. Sin embargo, esto no disminuye la gigantesca cantidad de follaje que cosechan y pueden causar mucho daño en poco tiempo, por lo que son consideradas una de las mayores plagas en los cultivos en áreas donde la actividad de sus nidos coincide con plantaciones agrícolas o de jardines.

El vuelo nupcial de las Atta se da generalmente al comienzo de la época de lluvias. Las reproductoras salen de sus nidos cuando termina de llover  y es entonces cuando las reinas son recolectadas tradicionalmente por los pobladores de la región que las cosechan para comerlas asadas o combinadas con otros ingredientes, lo que no resulta difícil pues pueden aparecer por millares en un solo nido. Las reinas son las únicas comestibles, y han sido usadas tradicionalmente como regalo de bodas, por la creencia de que estas hormigas son un manjar afrodisíaco.

Los cepe culones son ricos en fibra y micronutrientes como el magnesio, el cobre, el hierro, fosforo, selenio y cinc, fósforo, Vitamina B2 (riboflavina), Vitamina B5 (ácido pantoténico), Biotina y ácido fólico. Contienen más del 60% de pura proteína, son libres de gluten, tienen un bajo nivel de calorías y grasas polinsaturadas. Su consumo ayuda al sistema cardiovascular y normaliza los niveles del colesterol.

Leave a reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *